Historia de la terapia colónica

El valor de los tejidos y la limpieza del cuerpo a través del lavado de colon (riego o lavado de un órgano) se ha practicado por más de tres mil años. Ya en 1500 antes de Cristo, el “Papiro de Ebers”, un antiguo documento médico egipcio, describe los muchos beneficios de la limpieza de colon. En la antigüedad, la práctica de la limpieza del colon se administraba en ríos, utilizando una caña hueca para inducir el flujo de agua en el recto.

 

Siglos más tarde, los beneficios del lavado de colon continuaron superándose. El riego o lavado del colon, era de uso común entre las poblaciones europeas para ayudar con el mantenimiento y la promoción de la salud en general. Los enemas se utilizaron con frecuencia para la disminución de la fiebre, la ansiedad y la enfermedad.

 

Más recientemente, a comienzos del 1900, las mejoras en los dispositivos de hidroterapia de colon permitieron una limpieza más completa del intestino grueso. La aplicación de estos avances tecnológicos ha provocado distintos momentos de popularidad y rechazo de la terapia de colon. Lamentablemente, la administración de estos tratamientos no siempre fue realizada por personas calificadas, por lo que existió una etapa de rechazo por la población general; sin embargo, a pesar de esas dificultades, el valor de la hidroterapia de colon continuó siendo reconocido por muchos médicos. Los más destacable fueron los doctores James A. Wiltsie, José Waddington y John H. Kellogg.

El Dr. John H. Kellogg utilizó distintas terapias de colon en varios miles de sus pacientes durante los inicios de 1900. En una edición de 1917 de la revista Journal of American Medical Association (JAMA), el Dr. Kellog informó que en más de cuarenta mil casos de enfermedades gastrointestinales, solo tuvo que recurrir a la cirugía en veinte casos. El resto fue solucionado gracias a la ayuda de la limpieza del intestino, la dieta y el ejercicio.

El Dr. Waddington declaró, en su obra “Scientific Intestinal Irrigation and Adjuvant Therapy”, lo siguiente: “El funcionamiento anormal del canal intestinal es el precursor de muchos problemas de salud, especialmente de las enfermedades crónicas. La eliminación intestinal fisiológica es, a menudo, la tarea más importante previo a una eventual restauración de la salud en general”.

 

Desde aquella época, los equipos utilizados para la hidroterapia de colon y los métodos de esta práctica han mejorado día a día. La formación terapéutica especializada a través de asociaciones acreditadas y equipos especiales de gran calidad, otorgan cada vez mayor eficacia. A estos beneficios, se le suma la seguridad añadida por las regulaciones de la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos).

 

La gente está volviendo a descubrir los beneficios de este método natural, seguro y conveniente para limpiar el colon y promover el bienestar.