Par Biomagnético

El Par Biomagnético (PB) es una técnica terapéutica desarrollada por el científico Mexicano el Dr. Isaac Goiz Durán hace más de 26 años.

Está enfocada en eliminar las causas que originan, exacerban o impiden la rehabilitación de una enfermedad, esto mediante la aplicación de imanes artificiales permanentes en diferentes zonas del cuerpo que se encuentran en “Resonancia Biomagnética”, en base a una metodología descrita por su descubridor.

De esta forma, se posibilita el tratamiento de distintas enfermedades infecto-contagiosas, crónico degenerativas, metabólicas, disfuncionales, autoinmunes, psicoemocionales, tumorales e intoxicaciones; disminuyendo la sintomatología clínica, rehabilitando las distintas funciones en el organismo y restableciendo la salud de las personas; obteniendo la mejoría clínica del paciente en un gran número de casos, evitando efectos adversos de los tratamientos convencionales, intoxicación farmacológica por sobredosis o anafilaxia, resistencia antimicrobiana, y disminuyendo los riesgos de infección, hemorragia o complicación quirúrgica, así como tiempos de hospitalización, convalecencia y rehabilitación.

¿En qué consiste la técnica del Par Biomagnético?

Consiste en el posicionamiento de imanes de mediana intensidad en diferentes zonas del cuerpo para tratar enfermedades; esto mediante un test kinesiológico que consiste en provocar intencionadamente un acortamiento funcional del miembro pélvico derecho tras haber posicionado el imán en una zona específica del organismo que se encuentra en desbalance. Dicho acortamiento se corrige posicionando otro imán de polaridad contraria en otra zona específica dentro del sistema de referencia anatómico – topográfico de la persona, de acuerdo a una metodología descrita por su descubridor el Dr. Isaac Goiz Durán. Una vez posicionados los pares de imanes en el organismo, se sujetan alrededor de 10 – 20 min para equilibrar estos dos puntos que se encuentran desequilibrados y en biorresonancia, es decir, para corregir un “Par Biomagnético”. Una vez corregido el Par Biomagnético podemos esperar, como consecuencia, una mejoría clínica en la persona.

¿Cómo funciona el Par Biomagnético?

Actualmente se desconoce de manera precisa el mecanismo de acción de los imanes, pero se sabe que proporcionan diferentes beneficios; normalizan la bioelectricidad del cuerpo, equilibran el pH de las células y su entorno, facilitan el reconocimiento de los microorganismos patógenos por parte del sistema inmunológico, permiten la desintoxicación de los diferentes órganos, mejorando así las distintas funciones en todo el organismo.

La técnica del PB no tiene efectos adversos, es integrativo, es decir, que no interfiere con ningún tratamiento en ese momento, previo o a futuro, se puede acoplar muy bien a la medicina convencional o alopática, a la homeopatía, fisioterapia, medicina oriental, acupuntura, etc. Sus únicas contraindicaciones son la quimioterapia, la radioterapia, el uso de marcapasos o aparatos intracorpóreos que utilicen baterías y durante el embarazo; esto con fines legales para proteger la actividad del terapeuta, aunque no se ha visto o documentado algún daño en este tipo de personas.

¿Cómo son los imanes con los que se trabaja?

Son imanes artificiales permanentes de neodimio o ferrita que se utilizan en todo tipo de máquinas, motores, industrias, etc. Sus dimensiones son 5 x 2.5 x 1 cm aproximadamente y están forrados de piel o simil para identificar sus polos. Tienen más de 1000 Gauss de campo magnético y de 4 a 5 kg de fuerza de separación entre ellos sin forrar. Son imanes que comúnmente encontramos en automóviles, motores de refrigeradores, aparatos electrodomésticos y demás utensilios que usamos en la vida diaria. No representan ningún daño para la salud si se mantienen en contacto directo con la persona por tiempos prolongados, pero para fines terapéuticos es necesario su aplicación en puntos específicos del cuerpo durante al menos 10 minutos, hasta realizar un segundo rastreo.

¿Qué requerimientos debe tener la persona antes realizarse un rastreo PB?

La persona a la que se le realizará el rastreo con la técnica del PB debe llevar ropa cómoda, zapatillas o zapato ajustado, evitar en la medida de lo posible llevar flats, crocs, sandalias o zapatos de tacón que puedan salirse fácilmente. No llevar en la medida de lo posible aros, pulseras, anillos, collares, piercings, ni materiales ferromagnéticos que puedan ser atraídos por el campo magnético del imán. Una vez que este por dar inicio el rastreo la persona debe retirar de su cuerpo todo tipo de aparatos electrónicos como celulares, reproductores de música, tarjetas de crédito, etc. Esto para no interferir con el rastreo y para evitar daños en estos aparatos. La persona debe estar bien hidratada y sin haber consumido cafeína o bebidas energizantes al menos dos horas previas al rastreo.

¿Cuantas veces hay que realizar un rastreo de PB?

Se recomienda que por lo menos se realicen dos o tres rastreos con una diferencia de 8 días entre cada uno. Algunas personas con enfermedades crónico – degenerativas, autoinmunes, tumorales o con un estado avanzado de deterioro y convalecencia pueden llegar a requerir más sesiones, alrededor de 5 o 6 antes de ver mejoría. Y si la persona no puede acudir en 8 días, se recomienda que regrese lo antes posible, incluso durante el mismo día una vez que hayan pasado de 8 – 12 horas.

¿Qué recomendaciones debo tener al finalizar el rastreo de PB?

Se recomienda también que la persona complemente el rastreo consultando a su médico, por lo menos cada 6 meses, hacer ejercicio, de preferencia caminar 15 – 30 min al día, alimentarse sanamente, evitar el consumo de tabaco, alcohol y sustancias toxicológicas, controlar el estrés físico, mental y emocional para fortalecer el sistema inmunológico y aumentar así las posibilidades de mejoría clínica posterior al rastreo.

Las enfermedades no se curan, son los enfermos los que mejoran sintomáticamente posterior al rastreo si las condiciones son propicias para que así sea; ejercicio, alimentación, poco estrés, estado no muy avanzado de la enfermedad, ausencia de iatrogenia previa, etc. La curación de un enfermo no sólo conlleva la aplicación de los imanes, sino es también un proceso continuo de buenos cuidados, salud y bienestar físico, mental y emocional.

¿Cada cuando es recomendable un rastreo con PB?

Cada 6 meses, independientemente de si la persona goza de buena salud. La mejor medicina es preventiva. También en caso de padecer alguna enfermedad crónica degenerativa se sugiere un rastreo cada 2 – 4 meses.

¿Qué porcentaje de efectividad tiene la técnica del PB?

Los resultados de la técnica del PB son buenos en una gran cantidad de casos, pero dependerán del grado de evolución de una enfermedad, así como otros factores, que en algunos casos funcione mejor que en otros. Comenzaremos por describir los tres estados por los que cursa cualquier enfermedad.

De acuerdo a la Historia Natural de la Enfermedad, todas las enfermedades cursan por tres etapas que son las siguientes:

1.- Prepatogénica: La enfermedad todavía no se instaura en el organismo, no presenta síntomas y se puede prevenir.

2.- Patogénica: La enfermedad se instaura en el organismo, presenta síntomas no muy avanzados y se puede tratar, controlar y hasta cierto punto curar si las condiciones en el organismo son propicias.

3.- Convalecencia o rehabilitación: La enfermedad lleva instaurada en el organismo muchos años, presenta secuelas y síntomas crónicos. Se busca disminuir el daño del proceso degenerativo, la sintomatología, detener el avance de la enfermedad y rehabilitar hasta cierto punto.

La técnica del PB para tener una mejor efectividad deberá tener las siguientes condiciones propicias en el organismo:

1. Sistema inmunológico saludable y fuerte
2. Adecuado estado de hidratación
3. Adecuado estado nutricional
4. Ejercicio de manera frecuente
5. Control mental y emocional
6. Historia Natural de la Enfermedad no muy avanzada
7. Ausencia de iatrogénica previa
8. Buen manejo del Stress

Artículo recopilado de http://goizbiomagnetism.com

Seguinos y danos un Me Gusta:

Dejá un comentario