¿Por qué elegir el Biomagnetismo Médico como alternativa para tener una buena salud?

¿Por qué elegir el Biomagnetismo Médico como alternativa para tener una buena salud?

En primer lugar, porque resulta. Esto es algo que los miles de profesionales, que han sido formados en toda América y Europa dan fe de ello, y más aún, sus pacientes, quienes ven “casi milagrosamente” recuperar su salud en unas pocas sesiones.

Sin duda no se trata de “la panacea”, pues el cuerpo humano, como todo ser vivo, es muy complejo y hay múltiples formas de enfermar. Sin embargo, podemos afirmar- dada la experiencia- que en un porcentaje muy elevado funciona, su casuística positiva va siendo mayor que otras medicinas.

Y el Biomagnetismo Médico resulta como método curativo en casi todas las enfermedades, incluso aquellas que son vistas como “incurables” por la medicina alopática. Esto quiere decir mucho, pues abre un espacio de esperanza muy poderoso que, ciertamente, también contribuye a la sanación.

En los consultorios de la Asociación Gallega de Terapeutas Biomagnetismo (AGTB) tanto en España y Argentina se vive la esperanza, muchas veces en la primera sesión la persona se levanta con sensaciones mejoradas, y en no pocos casos, claramente aliviados. Desde catarros comunes hasta enfermedades complejas, en el 95% de los casos, algo ocurre, desde leves mejorías hasta curación completa.

Sin embargo, es importante marcar que esto debe ser considerado como un paso hacia la curación, pues ésta requiere más que una terapia para consumarse, requiere de la voluntad y la intención consciente de la persona de querer sanar. La sanación es un camino de vida, no el resultado de una terapia. No obstante, se descubre en el Biomagnetismo Médico un esperanzador “avance 10 espacios”.

Ya ha sido expuesto en otros artículos de esta página qué hace el Biomagnetismo al cuerpo, por qué cura. Basta repetir que éste genera un equilibrio energético y bioquímico que permite al organismo entero “sacudirse” de todo patógeno, pues al recuperar la normalidad energética, se recupera la salud. Queda mucho por saber cómo funciona la energía en un cuerpo vivo, actualmente se habla de “canales de luz” como sistema primordial de información interna y de conexión con el exterior, cuya base son micromagnetitas repartidas en todos los tejidos corporales. Y estas micromagnetitas están presentes en todos los seres vivos, desde las más pequeñas bacterias hasta las gigantescas sequoias.

 

La segunda razón importante que justifica la elección del Biomagnetismo Médico como alternativa para tener una buena salud, es que favorece la complementariedad con otras terapias, incluso las alopáticas- con excepción de la quimio y radioterapias. El biomagnetismo es un paso que potencia terapias. Con la excepción indicada, la persona puede seguir su propio camino, de acuerdo a sus creencias y opciones, a partir de una primera serie de sesiones de Biomagnetismo Médico. La mayoría de numerosas terapias tienden a ser medicinas preventivas, en cambio el biomagnetismo es preventivo y curativo a la vez, simultáneamente cura y previene, dejando al cuerpo en mejor disposición para iniciar o continuar otras terapias. Sugiero la idea de complementar con biomagnetismo toda otra terapia, incluyendo el tema alimentación desde una perspectiva terapéutica.

Este último punto, la dieta alimenticia, es muy importante considerarlo como necesario para la curación, pues- junto con el tema emocional- está siempre a la raíz de la enfermedad. Se sabe que los shock emocionales más mala dieta abren las puertas para el malestar y la enfermedad, pues generan desequilibrios relevantes en el funcionamiento corporal. Con el biomagnetismo se puede re-equilibrar, pero si se mantiene la alimentación perniciosa y no se enfrentan las emociones, se reitera y se reproduce la mala salud. En algunos casos, son también recomendables otros cambios conductuales, pero que en esencia, la salud débil dice relación con desequilibrios emocionales y dietéticos. Sumaría a este conjunto, el tema ambiental, un ambiente contaminado provoca también enfermedad.

Estos factores hacen que la salud sea frágil, no es posible vivir fuera del contexto socioambiental en el que estamos, ni tener una dieta completamente saludable, ni estar exentos de emociones desestabilizantes, por lo que el considerar una cierto sistema de cuidados y debiera ser ya un estilo de vida. Solos no podemos vivir, no en el sentido de descalificar la opción ermitaña, sino- más bien- que en la maraña de la vida moderna, alguna ayuda necesitamos. Esta es la tercera razón para elegir el Biomagnetismo Médico como terapia de cabecera, pues es conveniente incorporarlo en el presupuesto anual, como una forma de “limpiarse” de las consecuencias del estrés moderno. Y esto es válido tanto en lo personal como en lo familiar, el biomagnetismo es una buena opción para el cuidado de la familia, no es intrusivo y los niños se relajan fácilmente.

Quizás también debiéramos considerar, como cuarta razón, que el biomagnetismo es una medicina asequible, no se gasta más que asistir a una sesión y en ella no se recomiendan remedios ni medicamentos (a no ser la complementariedad con otras terapias), no se gastan enormes sumas para tratamientos inciertos en sus resultados, pues- en último caso- si no resulta en las expectativas totales se consigue mejorar la calidad de vida en general.

Queda entonces hecha la invitación, incorpore esta terapia a su presupuesto de salud y desarrollo personal, se sentirá mejor, sin duda.

Seguinos y danos un Me Gusta:

Dejá un comentario